Facebook Twitter Google +1     Admin

FICHAJES

20130913081534-cochemaschico.jpg

     Puede estar tranquila la concejala de Medio Ambiente: en casa hace ya muchos años que fichamos por el amarillo. Todos los días nos partimos el pecho (de lata reciclable, obviamente) por el equipo, y besamos su escudo (de plástico también reciclable, por supuesto) cada vez que dibujamos un mate en el cubo amarillo y en el verde y en el azul y hasta en el rojo de las pilas. Sentimos apasionadamente los colores, todos los colores, del C.D. Desarrollo Sostenible. Con nuestra entrenadora, además, no hay espacio para la relajación. En cuanto nos ve faltos de intensidad nos suelta uno de sus discursos biodegradables sobre el futuro del planeta en general y el porvenir de la conciencia ecológica de nuestra familia en particular. Un punto, doña Isabel. Un punto limpio. La Clavera le llamamos, que no salga de aquí.

     También somos socios del Recreativo Mochicle, un veterano club de pinos achaparrados que un día, huyendo del ruido y de las talas (según Lezama Lima los árboles se mueven de noche), se instalaron en el pequeño bosque de juguete que le da nombre. Allí pasan las mareas y los siglos practicando tai chi, de ahí esas posturas tan raras, y oxigenando a las sirenas que varan y paran por el Cangrejo Rojo. El caso es que este verano, ese paraíso coqueto que visto desde alguna de sus dunas parece una ensalada de brécol, ha sufrido los daños colaterales de la Zona Naranja de Las Redes. Allí se ha implantado una nueva zona, la Zona Negra, aparcamientos rurales gratis a pie de playa en los que domingueros sin escrúpulos envisten sus coches monte adentro, con el consiguiente peligro de incendio y de destrucción de la flora y la fauna del lugar. La Arboleda Jodida, podría llamarse el relato.

      Una pasión incolora sentimos, así mismo, por uno de los clubs que más éxitos de gestión han cosechado aquí en los últimos años, y que ahora, como esos equipos que buscando el dinero fácil terminan olvidando su historia y entregándose a la abultada billetera de un empresario estrafalario y arrogante, parece que va a cambiar de manos. Entusiastas defensores de lo público, hinchas incondicionales de lo que es nuestro, todos deberíamos llevar pegada al cuerpo, como un segunda piel, la camiseta antigua, transparente y comunitaria de la Empresa Municipal Aguas de El Puerto.

      (Diario de Cádiz, 13 de septiembre de 2013) 

13/09/2013 08:15 pepemendoza #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
1959909