Facebook Twitter Google +1     Admin

ULTRAMARINOS LA GIRALDA

20160212073920-alfonso-y-angelita.jpg

     Todos guardamos, en esa casa de vecinos que es la memoria, una vieja alacena repleta de olores y sabores antiguos. En cuanto el olfato o el paladar cazan al vuelo un aroma de otro tiempo, el cerebro nos lo devuelve en forma de recuerdo. Detrás de ese recuerdo, al fondo de esa evocación luminosa, hay siempre un almacén. El almacén de la esquina.

     El almacén de la esquina de El Puerto es, desde hace más de un siglo, La Giralda, nuestra más antigua tienda de proximidad. De proximidad sentimental. Situémonos en 1914, cuando el mundo se desangraba con la primera Gran Guerra. Un chaval, Antonio Ruiz González, “Tonino”, que había bajado de la montaña cántabra años antes y se había doctorado como chicuco y dependiente en tiendas de este pueblo bullicioso de marineros y arrumbadores, arrienda en la esquina de Luna con San Bartolomé dos habitaciones con vistas al porvenir. Y el porvenir fue generoso con él. Casi siempre los es con los que perseveran en sus afanes.

     Muchos años y muchos sueños después, a Tonino empezaron a fallarle las fuerzas. Ya en el invierno de su vida, un día salió para siempre de detrás del mostrador, se quitó el babero beis y se lo entregó a su hijo Pepín. Pasaron solsticios y equinoccios, más días persiguiéndose, y  Pepín, a los 76, hizo lo propio con sus hijos Alfonso y Angelita. Les legó lo mismo que él recibió: la misma pasión, el mismo trabajo bien hecho. Tal vez como homenaje íntimo a ellos Alfonso sigue llevando las cuentas a mano. Como su abuelo y su padre él tampoco entiende nada que no puede apuntarse en un papel de estraza.

     Se asoma uno a La Giralda y se reencuentra con un pasado ya lejano que rememora unos tiempos más duros pero también más nuestros. Y se ve en aquella tienda de la esquina de su calle esperando impaciente su turno, con la chivata en la mano y escuchando el palique sabio y elegante del dueño. Niño, te toca. Que dice mi madre que cuartoymita de chorizo, una tarrina de Tulicrem y una Casera de naranja. Y que se lo apunte.

     Entrar en La Giralda es volver al territorio cálido y sagrado de la infancia. En una esquina rota de ese paraíso perdido hay siempre un almacén en el que huele y sabe a gloria bendita.

     (Diario de Cádiz, 12 de febrero de 2016) 

     Nota a pie de mostrador: La foto es del blog Cosas de Comé.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Nicolas garcia

Alfonso y angelita tienen, a mi modesto entender, un pedazo de historia de nuestra ciudad un sitio donde encontrar lo que hoy, por desgracia se ve poco. Amabilidad, servicio esmerado y una gama de productos de lo mas esquisito de la provincia y fuera de ella... si señor dos personas que han sabido hacer honor al legado que les trasmitio sus mayores. Enhorabuena y seguir asi

Fecha: 12/02/2016 08:54.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
1959909