Facebook Twitter Google +1     Admin

COMUNISTAS

20160520092047-rafaelrecortadp.jpg

     En noviembre de 2007, IU propuso retirarle a Franco la medalla de oro de nuestra ciudad y el título de alcalde honorífico que la corporación municipal le otorgó en 1962 (en febrero de 2008, el pleno del Ayuntamiento aprobó la moción, con la abstención del PP). Yo escribí una columna apoyando la medida. Para documentarme, quedé una tarde con tres huérfanos de la guerra que sufrieron directamente la insaciable sed de venganza que perpetraron los ganadores después de acabada la contienda: Rafael Gómez Ojeda, Paco Artola y Pepe Valiente. También estuvo Carmelo Ciria.

     Aquellos cuatro veteranos comunistas, invencibles militantes de la vida, me regalaron una de las tardes más emotivas que recuerdo. Rafael, Paco y Pepe evocaron, como si acabara de suceder, el último recuerdo que conservaban de sus padres antes de que desaparecieran para siempre. Ninguno lo volvió a ver ni vivo ni muerto. Crecieron, amaron y envejecieron juntos intentado desentrañar las claves de aquellos crímenes monstruosos contra unos buenos padres de familia por los que los niños Rafael, Paco y Pepe nunca dejaron de preguntar. Lo más conmovedor es que no había ni unas briznas de rencor en aquellos testimonios. Ayunos de venganza, no pretendían abrir ninguna herida. Solo poder cerrar definitivamente las suyas. Paco y Pepe se fueron con la pena de ese dolor no amortajado.

     Me he acordado de ellos estos días en los que ha vuelto a ponerse de moda escupir con desprecio la palabra comunista. Comunistas que representan lo que representan, ha dicho la presidenta de la Junta con la arrogancia que le caracteriza. Parece que la señora Díaz ha leído poca historia social contemporánea. Con sus luces y sus sombras, los comunistas de base representan, probablemente, la página más decente en la lucha contra el franquismo y por la democracia. Héroes discretos que se jugaron la vida para no renunciar ni al más viejo de sus sueños de justicia y fraternidad. No se cumplieron, pero aquella tarde apacible mis compañeros de conversación se sentían orgullosos de seguir teniéndolos.

     Comunistas, sí, y a mucha honra. Gracias a ellos, a su compromiso insobornable con la causa de los desposeídos, este país sin memoria y sin vergüenza no está peor de lo que está.

     (Diario de Cádiz, 20 de mayo de 2016) 

20/05/2016 09:13 pepemendoza #. COMUNISTAS

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Antonio Carbonell

Llevo dándole vueltas a tu Alambique porque recuerdo las visitas que en mi infancia hacía con mi madre a casa de Pepe Valiente. Mi madre también fue viuda de guerra. En plena juventud se quedó con cuatro hijos, mis hermanos…

Recuerdo a la madre de Pepe Valiente, siempre vestida de negro en aquella vivienda que ocupaba en la planta alta del Ayuntamiento y que entrabamos por la parte lateral en cuya planta baja se encontraba la Policía Nacional y la Policía Local, que si mal no recuerdo íbamos caída la tarde para no molestar al personal de Archivo y de la Biblioteca Pública,, como también el crujido de la madera, pero sobre la tristeza que invadía aquel lugar. Su hermana Ana María, ponía en ocasiones una pizca de alegría que era necesaria para seguir viviendo. Percibí, como digo, mucha tristeza que jamás he olvidado.

Sobre Paco Artola, si bien, lo traté poco, mi madre siempre me habló bien de él y de su familia, pero supe de su dolor a través de su prima Mariquita Artola.

En cuanto a Rafael, la pérdida de su mujer, tristemente de nuevo, le ha hecho rememorar aquellos momentos que no encontraba consuelo ante la situación que vivía.

Enhorabuena, Pepe. Un abrazo.

Fecha: 21/05/2016 22:42.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
1959909