Facebook Twitter Google +1     Admin

LOS GAÑOTEROS

20080509134212-gorrones-1-.jpeg

     Bajo el sobrenombre de "los gañoteros", pasa las mañanas, en el edificio de San Luis Gonzaga, un selecto grupo de funcionarios de élite con una altísima cualificación técnica. A las órdenes de un Jefe de Servicio que, sin comerlo ni beberlo (es un decir), asumió, desde el primer convite, su indiscutible liderazgo, estos empleados públicos tienen un poder olfativo-gastronómico que para sí lo quisieran muchos perros de caza.

      El celo profesional que ponen en sus actuaciones les lleva a discernir, sin margen de error, si en el catering con el que se cierra un evento celebrado en el salón de actos, las gambas llevan gabardinas o van en mangas de camisa, o si el solomillo de novillo argentino es anterior o posterior a la resurrección de Gardel.

     Tras alcanzar la excelencia en el terreno especulativo, pasan rápidamente a la acción. En cuanto les da en la nariz el olor a vianda, aparecen, haciéndose los encontradizos, a la caza y captura de su presa, a poder ser ibérica. Da igual que el acto en cuestión haya sido organizado por un organismo público o por una entidad privada. Mientras el resto de compañeros se dedica a tareas más mundanas, nuestros gañoteros, en horario de oficina, asaltan bandejas con premeditación y algarabía, ora croqueteando, ora agarrando cruzcampos como el que agarra un rencor.

      Ni hablo de oídas, ni escribo al dictado. Fui testigo del despliegue táctico de este comando de operaciones especiales hace algunas semanas, cuando la empresa para la que trabajo organizó unas jornadas técnicas, tentempié incluido, a las que asistí junto a compañeros de otras provincias andaluzas. Finalizadas las ponencias, a eso de las dos, ya estaban allí los superhéroes del canapé de pescuezo, apertrechados detrás de una triste mesa de negociado, reconvertida para la ocasión en acogedora mesa de cocina creativa.

     Ellos lo llaman el impuesto revolucionario. Como la cesión de las instalaciones a aquellas entidades que lo solicitan es gratis, han establecido un canon que en lugar de repercutir en la gestión, redunda directamente en su digestión, vino a decir, más o menos, el responsable del catering.

      Los gañoteros. Joder, qué tropa.  

      (Columna publicada en Diario de Cádiz el 10-05-2008)

09/05/2008 13:42 pepemendoza #. LOS GAÑOTEROS

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Paco

De qué te asombras Pepe? o es que no lo has visto en compañeros cercanos? sobre todo el que rebolotea todo el tiempo..... no seamos hipócritas.....

Fecha: 11/05/2008 22:54.


gravatar.comAutor: Paco Rebolo

Hombre, como lo dices por mí, te comento que te equivocas de parte a parte (al autor del comentario le digo). Lo del gañoteo no va conmigo y, hasta cuando escribo de algún sitio pago mis consumiciones. Si tienes algo que comentar siempre es menos hipócrita dar la opción de defenderse poniendo nombre y apellidos, no un genérico "Paco" (yo también soy Paco) que el anonimato es demasiado socorrido. Aparte de cobarde. Aunque para soltar mentiras y descalificaciones gratuitas viene bien. Y con mi nombre y apellidos: quien diga lo que tú has dicho antes de mí es un mentiroso redomado.

Fecha: 12/05/2008 12:07.


Autor: quiensoy

Paco, el del primer comentario, ¿podrías explicar el idem?. No lo pillo...
Por cierto, lo de tirar la piedra y esconder la mano, ¿no es hipócrita también?.

Fecha: 12/05/2008 16:50.


Autor: Gregory Pez

¿Pero cómo van a estar gañoteando a las dos unos funcionarios del Ayuntamiento, si todos sabemos que en el Ayuntamiento salen a las tres? Desde luego este Pepe...

Fecha: 16/05/2008 10:13.


gravatar.comAutor: Anónima

Si señor...eres un tío valiente donde los haya, Pepe.

Fecha: 20/05/2008 13:52.


Autor: Zaratustra Jr.

Excelente descripción:

"Tras alcanzar la excelencia en el terreno especulativo, pasan rápidamente a la acción. En cuanto les da en la nariz el olor a vianda, aparecen, haciéndose los encontradizos, a la caza y captura de su presa, a poder ser ibérica. Da igual que el acto en cuestión haya sido organizado por un organismo público o por una entidad privada. Mientras el resto de compañeros se dedica a tareas más mundanas, nuestros gañoteros, en horario de oficina, asaltan bandejas con premeditación y algarabía, ora croqueteando, ora agarrando cruzcampos como el que agarra un rencor."

Fecha: 23/05/2008 10:58.


gravatar.comAutor: Pedro

sencillamente genial, Pepe.

Fecha: 01/06/2008 12:53.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
1959909