Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2017.

EL REY FONSI NIETO Y EL CORTESANO QUINTANA

20170107003110-nieto.jpg

     De desagradecidos anda el mundo lleno. Y de maleducados, todavía más. Que alguien te invite a su casa sin apenas conocerte de nada y te dé tratamiento de rey debería ser acogido por el agasajado con la mejor de las actitudes. Si, además, la categoría es de rey mago y el generoso anfitrión es una ciudad a la que llaman de los cien palacios, con más de 3.000 años de historia, en la que, indudablemente, sobran reyes y sobra magia, el comportamiento antes, durante y después de la visita debería ser intachable. La buena educación obliga incluso a pasar por alto las pequeñas incomodidades que podamos sufrir durante la estancia. Nos lo enseñaron nuestros mayores desde que éramos muy chicos: es de bien nacidos ser agradecidos.

Al señor Fonsi Nieto, uno de los cargos directivos de esta comunidad de vecinos que es El Puerto, el inefable Ángel Quintana, le propuso hace meses, ignoramos en base a qué mérito, capacidad o compromiso con nuestra ciudad, venir a nuestra casa común y disfrutar de una de las tareas más fascinantes que uno puede desempeñar en la vida: ser uno de los tres Magos de Oriente, en su caso Gaspar. El lujo impagable de mirar y mirarse en los ojos de los niños en la noche más hermosa. La dignidad de representar a todos los reyes de un pueblo, muchos de condición muy humilde, que han hecho posible que sus hijos, sobrinos o nietos,  puedan disfrutar de sus regalos la mañana del 6 de enero. El homenaje merecido al niño que no nos abandonará nunca. La bendita dicha  de regalar y regalarse.

Pero el señor Fonsi Nieto no estuvo en ningún momento a la altura del inmenso honor con el que fue investido. No creó lazos afectivos con los miembros de la comitiva real. No participó ni se interesó jamás por el trabajo que el resto de compañeros desempeñó para que todo saliera de la más manera más decente posible. En las visitas a las entidades y asociaciones se mantuvo en todo momento al margen del grupo, negándose incluso a posar con aquellos que le solicitaban una foto. Pasó la mayor parte del tiempo hablando por el móvil. Cuando algunos portuenses se lo reprocharon en las redes sociales, achacó su cara de sieso manío a  la “alergia a los caballos”. Y su adicción al móvil la justificó diciendo que “tenía que hacer fotos para una marca de caramelos que le regaló kilos y kilos para que los niños disfrutaran y para el club de fans de Valentino Rossi, que le regaló el merchan”.  “A merecido la pena” (sic), escribió también dando buena cuenta de su exquisita ortografía, y agradeció la colaboración de todos, en especial de  “los ancianitos y  los niños enfermitos”.

El cortesano de Nieto, Ángel Quintana, como concejal nuestro que es, nos debe una explicación.  En base a qué criterios Nieto fue elegido rey, cuál es su vinculación con la ciudad, por qué no le llamó al orden y ejerció de representante de los ciudadanos a los que el falso Gaspar faltó al respeto, en lugar de  atender sus continuas quejas de niño bien (hay quienes apuntan que estuvo a punto de dar la espantada antes de que las carrozas se pusieran en marcha). Por qué, en definitiva, un tipo tan desagradecido y maleducado ha sido rey mago en una ciudad en la que sobran reyes amables y sobra realismo mágico.

CASABLANCA

20170120074858-cartel-casablanca.jpg

     Se van a cumplir 75 años del reencuentro probablemente más romántico e inesperado de la historia del cine. De todos los garitos de todos los pueblos del mundo, ella ha tenido que entrar en el suyo, también es casualidad. Accede acompañada por su marido, un reputado líder de la resistencia contra el fascismo. Ella es Ilsa, la mujer que lo abandonó en Paris sin darle explicaciones. Él es Rick, el administrador del exclusivo club  nocturno en el que conspiran cada noche ciudadanos de la Francia de Vichy, oficiales de la Alemania nazi, asilados políticos, ladrones y contrabandistas de todos los pelajes. Rick, un cínico con el corazón en ruinas, es el jefe de la banda. Aunque contra quien de verdad conspira a tiempo completo es contra sí mismo, contra la mordedura  de un pasado en el que fue feliz.  Con Ilsa.  Por Ilsa.

     De eso va Casablanca, del vano ayer. De la relación efímera pero eterna entre un hombre y una mujer que se enamoraron perdidamente mientras el mundo se desmoronaba. Del duelo largo del adiós. De las segundas oportunidades. Del encarnizado combate entre el deber y el placer. De las trampas de la memoria. De los claroscuros de la vida. De todas las vidas. Porque todos hemos estado alguna vez en aquel Paris que Rick e Illsa disfrutaron juntos, que es un lugar sentimental, un paraíso perdido en el que vivimos, éramos jóvenes e inmortales, la plenitud de un amor imposible. Casablanca es nuestra porque todos guardamos en algunos fotogramas de la memoria una historia feliz y triste en la que ya no sabemos cuánto hubo de real y cuánto de  ficción. Una verdad mentirosa. Una mentira verdadera.  Puro cine.

   Se cumplen 75 años  del reencuentro probablemente más romántico de la historia del cine, del principio de una bella amistad. Y ahí siguen, agazapados entre la niebla, Rick e Ilsa. “Siempre nos quedará París. No lo teníamos, lo habíamos perdido hasta que viniste a Casablanca, pero lo recuperamos anoche”. Y ahí seguimos también nosotros. En el París íntimo y personal que siempre nos queda. Porque a diferencia del presente, que vive solo la fugacidad de los estrenos, el pasado sí tiene reposiciones.

     Tócala una vez más, Sam.  En recuerdo de los viejos tiempos.

20/01/2017 07:48 pepemendoza #. CASABLANCA No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
1959909