Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Noviembre de 2007.



TRAMPOSOS

20071109183220-franco-hitler-1-.jpg

     Vamos a ver si yo me explico. Si Ben Johnson fue descalificado en los juegos olímpicos de Seúl por ir hasta las cejas de esteroides. Si a Landis le hicieron devolver el maillot amarillo del Tour 2006, por ponerse morado de testosterona. Si el mismísimo dios Maradona fue expulsado del Mundial de Estados Unidos por esnifar hasta la cal de la línea de banda. ¿Qué problema hay para que al mayor tramposo español del Siglo XX, le sea retirada la medalla de oro que, en 1962, le otorgó la corporación municipal de esta bendita ciudad?

     Vale, fue campeón de España durante casi cuatro décadas tras vencer (sin convencer, según Unamuno) y desarmar al ejército rojo. Es cierto que fue un competidor de Raza, que escaló como nadie las Montañas Nevadas. Nadie discute su poderío en la prueba de Lanzamiento a la Fosa Común, ni su dominio absoluto en la disciplina de Tiro al Maricón (Lorca sufrió en sus propias carnes su aplastante superioridad). No olvidamos que formó parte, junto a Stalin, Hitler y Mussolini, del mejor Relevo 4 x Hiel, de la época. Que no tuvo rival en la prueba de Marcha (triunfal) Bajo Palio. Y que fue el número uno en la prueba de Paredón.

     Pero hizo fullería. Dinamitó las reglas del juego, humilló a sus rivales y bombardeó el fair play  democrático con proyectiles del quince y medio. Fue una maratón siniestra que no duró 40 kilómetros, sino 40 años, en los que lo importante no era participar, sino todo lo contrario.

     Así que uno está del lado de Rafael Gómez Ojeda, de José Valiente, de Paco Artola, tipos decentes, pacíficos y ayunos de venganza, que no pretenden abrir heridas ya cicatrizadas, sino poder cerrar las suyas: llevan toda la vida intentando averiguar por qué y dónde fusilaron y mal enterraron a sus padres.

     Aunque algunos se sientan más cómodos en la desmemoria histérica, aplíquese al timador y a sus compinches la ley de la Memoria Histórica. Prívesele, cuando vuelva a ser posible, de la Medalla de Oro que le fue concedida en su día. Y sígase premiando a aquellos que vivien en este hermoso rincón nuestro como verdaderos atletas de la convivencia. Nos honran y honramos a Jaime San Narciso, a José García Sanz, a Sor María Aguilar, a Pepe el del Vapor y a tantos otros.

     Ni perdón, ni olvido, ni medallas, para los tramposos.

     (Columna publicada en Diario de Cádiz el 10-11-2007)

    

09/11/2007 18:18 pepemendoza #. TRAMPOSOS Hay 1 comentario.

LOS SANTOS INOCENTES

20071123200118-pavo-1-.jpg

     El mes que viene, tal día como hoy, es nochebuena. La marimorena, dame la bota María, en esos momentos no hay que tener pena, etc. El 24 de diciembre es, sin embargo, una fecha negra en el calendario ornitológico. Porque dentro de la raza avícola, hay una minoría étnica víctima de la violencia gastronómica navideña, que es sometida, desde hace siglos, a un holocausto sin precedentes. Sus miembros pertenecen a la orden de los Galliformes, son oriundos de América y dan nombre a una edad en la que se pasa de la niñez a la adolescencia con cambios evidentes en el carácter y en el modo de comportarse. Tienen plumas y cuando a mi casa aún no había llegado el frigorífico, yo ví a alguno salir del armario.

     Sí, hablo de los mártires de la navidad, de los verdaderos santos inocentes de estas fiestas: los pavos. Que malviven en una granja temiendo la llegada del sonido fúnebre de las panderetas. Que son secuestrados a punta de cuchillo y sometidos a las más terribles torturas (por ejemplo, la denominada "Rosa Morena", que consiste en echarle guindillas al pavo, y azúcar, canela y clavo, a la pava). Hablo del pavo esbelto y bien parecido que entra en el horno, es rociado con jerez y cosido con un hilo hasta que sale desfigurado, convertido en un pavo con sobrepeso, esto es, en un pavo  relleno. No pondré más ejemplos. Ahí tienen al país de la libertad, EEUU, que celebra el día de Acción de Gracias desgraciando pavos. Todo esto es, sencillamente, pavoroso.

     No lo olvide: cuando usted y yo escuchamos un villancico, lo que a ellos les llega es el  Réquiem de Mozart. Cuando las muñecas de Famosa se dirigen al Portal, ellos caminan resignados hacia el matadero. Cuando el tío de El Almendro vuelve a casa por Navidad, los pobres pavos huyen como apestados en dirección contraria al camino que lleva a Belén, que como usted bien sabe, baja hasta el valle que la nieve cubrió.

     Malos tiempos para la lírica y para los pavos. Les ves en estas fechas y te preguntas por qué no tendrán derecho, como el lince ibérico, el trabajador de Delphi, o el Concejal de Turismo, a una especial protección.

     (Artículo publicado en Diario de Cádiz el 24-11-2007)

           

                       

           

           

           



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
1959909