Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2008.

FELIZ VERANO

20080705204657-lapuntilla466.jpg

     El verano ha venido y todos sabemos como ha sido: destrozando termómetros, achicando rutinas, sosegando afanes y quehaceres. Llegó y con él, la anarquía en los relojes, los cuerpos ligeros de equipaje, la bendita algarabía de los críos celebrando el tiempo de la holganza. Vuelven, también, cada estío, palabras que navegan por el mar de la memoria: piriñaca, búcaro, mantecado, casapuerta, Virgen del Carmen, mareas de Santiago, toros en El Puerto. El pasado, dijo alguien, no está muerto: ni tan siquiera está pasado. Mi infancia son recuerdos de un baño en La Puntilla.

     El verano ha venido y ya gobierna en esta esquina del Paraíso, al ritmo de la sal y de la luz. Se deja ver, vestido de nostalgia, en las puestas de sol de Las Murallas, la playa hippie en la que nunca acaba de anochecer del todo. O alumbrando las tertulias de los patios de vecinos, ese espacio comunitario que es, como usted sabe, la patria chica del pobre. O dando un paseo, a la fresquita, por el muelle del Vapor, enarbolando la memoria del río del olvido.

     ¿Qué decir de rito sagrado de la siesta, esa muerte chiquita que nos asalta, violenta, tras la última tajá de sandía, resucitándonos más tarde, como resucitó El Papi en Málaga, hace ya algunos años? ¿Qué contar de esas santas cenas, sin traidores, que son las barbacoas? ¿O del ya clásico Festival de Comedias, en el que usted y su señora, habrán de asumir, otra vez, con la filosofía propia del certamen, que son los únicos que pasan  por taquilla?

     Un servidor se marcha hasta septiembre. El jefe de todo esto ha tenido a bien liberarme de las altas temperaturas que en esta época del año destila el Alambique, y me ha ofrecido, sin usura, un rinconcito en la playa del Suplemento de Verano de este Diario (60 Días, se llama), para que pueda seguir construyendo columnas, como castillos de arena, desde esa orilla de papel. Pasaré por su sombrilla, los domingos a la hora del aperitivo. Nos vemos mañana mismo, si usted quiere, según se deja la caseta de información general, a la derecha. ¿El tinto?, con limón, por favor.

(Columna publicada en Diario de Cádiz el 05-07-2008) 

 

 

           

05/07/2008 20:46 pepemendoza #. FELIZ VERANO No hay comentarios. Comentar.

EL MÁS ACÁ

20080706184515-fantasma-1-.jpg

     El equipo de Milenio 3, de la Cadena Ser, estuvo la semana pasada por aquí, intentando acojonar todavía un poco más a la concurrencia, como si no tuviéramos bastante con la mano invisible que mece la cuna de la desaceleración. Cierto es que  traían en el saco los mismos sustos de toda la vida y de toda la muerte: los sarcófagos fenicios, la Casa Cuna, el más allá de por acá, en fin. ¿Es que en esta esquina del mapa no hay fantasmas con menos de cincuenta años? ¿Todos los espectros tienen, como mínimo, una media de edad de la Edad  Media? ¿No existe un Plan Renove para las historias de terror?

     Creo que en la provincia hay misterios de rabiosa actualidad que habría que abordar con carácter de urgencia.  La  risa tonta y  palurda de la alcaldesa de Jerez tras el descenso del Cádiz al averno, por ejemplo, que algunos atribuyen a que ha sido poseída por el espíritu de Chapín. Yo llamaría al Libi para que le hiciera un exorcismo. O  las psicofonías obtenidas en Altadis, en la que se oye la voz de ultratumba de una cigarrera  que grita, entre sollozos, "¡manifiéstate!".  

     Me cuentan que, una vez finalizado el programa, cuando el equipo comandado por Iker Jiménez abandonaba el Teatro Falla (esa mansión tenebrosa ensangrentada por fuera), se oyó, en uno de los palcos, el llanto de un niño pequeño. A la hora de cerrar esta columna trabajamos con dos líneas de investigación. La primera: que sea uno de los 100.000 hijos de San Luís, que ha venido, por el Bicentenario, a pedir perdón. Dos: que se trate del inocente del pasodoble de Los Simios, el que llegó a las puertas de la Gloria  triste y gateando, y que ha huido del limbo para reclamarle a Diego Caraballo la pensión de orfandad.

      Por lo demás, parece que ha aumentado considerablemente el número de gaditanos que caminan,  peligrosamente, por la sombra del Anticristo. Pero eso será por la caló.

      (Columna publicada en el Suplemento Veraniego de Diario de Cádiz  "60 Días", el 06-07-2008) 

 

 

06/07/2008 18:43 pepemendoza #. EL MÁS ACÁ Hay 1 comentario.

NO SOMOS NADIE

20080714143014-genteplaya.jpg

     No somos nadie. Y en bañador menos. Ves por el paseo marítimo al director de tu banco, con el meyba de cuadros, las manos, por una vez, dentro de sus propios bolsillos, y no das crédito. Contemplas, absorto, a la Jefa del Negociado de Decesos del Ayuntamiento, poniendo toda la carne en el asador de la barbacoa, y te preguntas quién será, de verdad, la madre del cordero. Saludas en el chiringuito al cura de la parroquia, le miras de soslayo la concupiscencia secreta que acumula en la barriga, y se te cae el alma a los pies.

    Somos, en última instancia, el cuerpo que se nos ha dado. Agua y vísceras. Sangre y casquería. Sin el lacoste, el audi y los tacones, sin los anclajes invisibles que sostienen a diario el armazón de cristal de bohemia sobre el que cuelga de un hilo la dulce vanidad (que es el amor propio, también al descubierto), el ser humano no es otra cosa que la anatomía de un destino. Carne trémula. Hueso enamorado.

     Te cruzas por la orilla con el conductor de autobús, le ves conducir sus pasos hacia ninguna parte buscando su sombrilla, y celebras que el GPS de su existencia también se desconfigure de vez en cuando. O escuchas en la toalla de al lado a la matrona del pueblo poner a parir a su hija y te convences, definitivamente, de que en todas las familias hay cesáreas. Ayer, sin ir más lejos, sorprendí a mi vecino el bombero, incapaz de apagar su propio incendio, ajustándole el paso a una rubia ebúrnea.

     Libre de vanaglorias y adherencias, en bermudas o en bikini, en tanga o en pelota picada, créanme, ganamos mucho. A pie de playa exudamos una alegría descalza, una ternura ingenua, que nos devuelve a esos días azules y a ese sol de la infancia.

     Mirando al mar, casi desnudos, como sus hijos, comprobamos cada verano, mientras las olas nos hacen cosquillas en los juanetes, que no somos nadie. Y en bañador, menos.

      (Columna publicada, en el Suplemento Veraniego de Diario de Cádiz "60 Días", el 15-07-2008)

           

14/07/2008 14:24 pepemendoza #. NO SOMOS NADIE No hay comentarios. Comentar.

EL CUMPLE DE PIPI

20080719223146-pipi-1-.jpg

     Pipilota Rollgardina ha cumplido cuarenta años. Nos lo recordó el otro día Francisco Andrés Gallardo, ese joven con nombre y alma de bolero, siempre dispuesto a colorear, con los Alpinos de la nostalgia, las 625 líneas de aquel tiempo en el que éramos felices e indocumentados.

      La amiga hippie de Tomy y Anika, rebelde con casa, llegó a nuestro país en 1974, el mismo año en el que el eurovisivo Peret ponía en evidencia las contradicciones intrínsecas de nuestro sistema político. Por un lado reivindicaba la alegría de vivir y por otro torturaba vilmente a una pobre guitarra española.

     Confieso que estuve locamente enamorado de la pecosa de las trenzas zanahorias, de sus vuelos rasantes por el sofá sin miedo a la alpargata. Porque la Calzaslargas y yo estábamos hecho el uno para el otro. Ella poseía un Pequeño Tío que era un caballo, y yo un tío pequeño, por parte de madre, bastante burro. En casa  teníamos, igualmente, un mono, pero era de Osborne. Sus zapatos eran tan grandes como los Gorilas que yo heredaba de mi primo Antonio. Y un servidor también andaba para atrás, como los cangrejos moros (hoy, crustáceos del Norte del Magreb), cuando en casa me pillaban en alguna travesura. 

     Volví a verla en los primeros ochenta, en una de las muchas reposiciones, pero ya nada fue igual. En lugar de en bombones y caramelos, en esa época yo habría invertido sus monedas de oro en otros vicios más propios de la adolescencia. Para medias largas, sinceramente, las de Laura Antonelli. Y, la verdad, las suecas de Benidorm y de López Vázquez estaban mucho más buenas.

     Supe que había abandonado definitivamente la edad de la inocencia cuando empecé a sospechar que el padre de Pipi y la madre de Marco estaban liados. Dos padres ausentes, como el Espíritu Santo, cantaban mucho. Con quince años y algunas espinillas, lo de Taca Tuca y la Argentina era, seguramente, una trola más de las muchas que me habían contado.      

19/07/2008 22:28 pepemendoza #. EL CUMPLE DE PIPI No hay comentarios. Comentar.

RELATO DE UN NÁUFRAGO

20080728184017-la-cabina-2-1-.jpg

     Soy víctima de un juego de rol. Las evidencias no engañan: desde hace aproximadamente dos meses, mi conexión a Internet se viene y se va, como la Nochebuena. Un grupo de piratas la mar de protocolarios, perfectamente organizados y bajo la bandera corporativa de la Compañía Telefónica, se dedica, impunemente, a bombardear la pobre barquilla con la que yo tendría que navegar, sin sobresaltos, pegadito al espigón de un humilde Router Monopuerto.

 

     El caso es que, como digo, los bucaneros en cuestión han clonado, con la precisión de un relojero antiguo, a la mismísima Compañía Telefónica. No pueden ustedes ni imaginar el grado de sofisticación que han alcanzado esos  trileros de la banda ancha. La falsificación, créanme, es más real que el propio original: los mismos números de teléfono, la misma página web, los mismos técnicos con los mismos uniformes de trabajo, la misma factura, la misma incapacidad para resolver las incidencias.

 

     Tal pulcritud a la hora de dar gato por liebre, dificulta enormemente el curso de mi investigación. De hecho, he de confesarles que nadie de mi entorno avala la teoría de la conspiración rolera. Mi mujer, por ejemplo, que a estas alturas de su vida desconfía ya de las instituciones tanto como de mí, incrimina, directamente, a la  auténtica Compañía Telefónica. El otro día  me dijo, de mala manera, que dejará de hacerle fotocopias  a la realidad, que la verdad no admite figurantes. Tu pasión por Kafka va a acabar con nosotros, cariño, sentenció malhumorada.  

    

     Empiezo a sospechar que la empresa que encerró a López Vázquez en aquella cabina homicida ya no existe. Que ha sido absorbida por ese grupo de picados del rol. ¿Seré yo, también, la fotocopia irreal de un cliente virtual de una Compañía Telefónica duplicada? ¿Debo dejar de leer a Kafka?  Me cago en todo.   

 

     (Columna publicada en el Suplemento Veraniego "60 Días" de Diario de Cádiz, el 28-07-2008)

20 AÑOS

20080731115332-compisblog.jpg

     Puede que el tango tenga razón, que 20 años no sea nada. Puede que el tiempo amarillo caiga, implacable, sobre los viejos calendarios, como deja su huella indeleble sobre los bordes de las cartas y de las fotografías. Pero no es cierto que el olvido todo lo destruya: doy fé de que, en los aljibes íntimos que alimentan mi memoria, atesoro anécdotas y rostros, rutinas y nombres, amigos y risas.

     Con el alma poblada de recuerdos y la nostalgia jugando, desde hace días, alguna que otra mala pasada,  otro destino y otras tareas profesionales me esperan.

     Puede que 20 años no sea nada. Pero yo hoy aquí, mientras escribo estas líneas y recojo mis últimas  pertenencias, no se dónde meter tanto agradecimiento, tanto afán compartido, tanto afecto.

      Fuí feliz.                           

      (Esta columna no ha sido publicada en ningún sitio. Es más, ni siquiera es una columna: es una forma, como otra cualquiera, de despedirme de las compañeras y compañeros de trabajo que durante veinte maravillosos años me han aguantado. Parafraseando a Don Mario Benedetti, ellos son "el porvenir de mi pasado". Gracias, de corazón, a todos.

31/07/2008 11:19 pepemendoza #. sin tema Hay 5 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
1959909