Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Noviembre de 2008.

EL MATERIALISMO DIALÉCTICO

20081024143806-perpectiva-img-5-1-.jpg

    "Si aún nos queda un remanente de sueños compartidos habrá que ir pensando en reflotarlos, cariño", me dijo el martes mi mujer, antes de salir de casa camino del trabajo. La frase, la verdad, me arrugó el ánimo, así que puse la radio del coche (Radio Marca, para qué voy a engañarles), con el propósito de espantar malos presagios. Hablaban de que Messi, a corto plazo, ofrecía una alta rentabilidad con un riesgo aparentemente bajo; Ronaldinho, sin embargo, se depreciaba a marchas forzadas.

     Cuando llegué a la oficina, dos compañeras compartían confidencias en la máquina del café. "Hemos roto, no estoy dispuesta a seguir permitiéndole esa política sentimental expansiva", susurraba, con la voz entrecortada, la agraviada. "Los tipos de interés, qué estafa", espetó la otra.

     La voz metálica de mi jefe tronó, al fondo del pasillo, reclamándome con urgencia en su despacho: "No se lo tome a mal, Mendoza, pero debería dejar de lado las decisiones unilaterales y esbozar una acción fuerte y coordinada en el Departamento. Hay una evidente crisis de credibilidad en su gestión, sus acciones son cada vez más tóxicas y percibo excesivas turbulencias en su manera de proceder que están contaminando todos los sistemas afectivos del Servicio", sentenció con la altanería que le caracteriza.

     Pasé la mañana como buenamente pude. Recibí una llamada de mi cuñado, según él para inyectar confianza en nuestra relación, siempre al borde del colapso. Otra del tutor de mi hijo pequeño, quejándose de sus ofertas de depósitos, agresivas con el resto de compañeros. Otra de mi madre, recriminándome mis fluctuaciones de carácter. Y una de un amigo la mar de hipocondríaco, para contarme que se había vuelto a desplomar por tercera vez en la misma semana.

     Salí de la oficina preguntándome cómo puñetas se reflotan los sueños. Llamé al psicólogo de la familia, pero me saltó el contestador de un asesor financiero.

     Desde ayer estoy de  baja por recesión. Todo esto es rarísimo.

     (Columna publicada en Diario de Cádiz el 23-10-2008)

 

06/11/2008 08:22 pepemendoza #. EL MATERIALISMO DIALÉCTICO No hay comentarios. Comentar.

SOÑADOR

20081106083100-azulejo-1-.jpg

     En la plaza de toros de mi pueblo vienen sucediendo, desde hace ya tiempo, cosas extrañísimas, misterios sin resolver más propios de un relato de terror que de una crónica taurina. El Triángulo de las Bermudas sigue estando en el Atlántico, pero las corrientes marinas lo han empujado muy cerca del río del olvido: ahora es un círculo de albero, a un par de millas de Romerijo, en el que en lugar de marineros, pilotos y turistas, desaparecen carteles, banderillas y demás enseres relacionados con la historia de la plaza.

     "Quien no ha visto toros en El Puerto, no sabe lo que es un día de toros", pero algún funcionario de Patrimonio debería pasarse una mañana de estas por el coso portuense para hacer inventario: como nos descuidemos, un día no veremos ni el mosaico sobre el que brilla la famosa frase, ni a Joselito, ni al Gallo, ni a Galloso. En la plaza mejor iluminada del mundo todo es de color azul oscuro, casi negro.

     Lo último que la Federación de Peñas Taurinas Portuenses ha echado en  falta es la cabeza de "Soñador", el primer toro que se lidió en la corrida del centenario  (qué cruel la estampa de un soñador con la cabeza perdida). Parece que el matador Dámaso González, que fue el encargado de acabar con la vida de este admirador de Calderón de la Barca, quiso verlo el pasado mes de agosto, pero el animal ya tenía la cabeza en otro sitio.

     Descartemos, por razones obvias, la huida voluntaria: es imposible que saliera por patas. No es verosímil la hipótesis de que se haya enamorado de la luna, pues estaba bajo techo. Tampoco parece probable  que haya mutado en minotauro, aunque esta opción no deberíamos soslayarla: algunos políticos son capaces de ponerse cualquier cosa encima del pescuezo con tal de entrar, valga la redundancia, de pescuezo, aunque sea para ver al bombero torero.

     Si alguien puede aportar algún dato racional sobre su paradero, puede dirigirse a la asociación Ecologistas en Acción que, ironías del destino, tiene su sede en la misma plaza. Otro misterio.

      (Columna publicada en Diario de Cádiz el 06-11-2008)

06/11/2008 08:31 pepemendoza #. SOÑADOR No hay comentarios. Comentar.

LAS EXTRAESCOLARES

20081119215053-extraes-1-.gif

     En el Día Internacional de la Infancia, hablemos de las actividades extraescolares, y de los padres de las criaturas de esta parte rica del globo, obsesionados con esculpir, bajo presión, niños prodigios sin tiempo para perder el tiempo.

     Ni mejor ni peor, cualquier tiempo pasado fue sólo eso, anterior, pero entre las permanencias de antaño y las extraescolares de ahora hay la misma diferencia que entre un buen puchero y una sopa de sobre. Durante aquella hora suplementaria repasábamos las hazañas de El Cid (que continuaba ganando batallas después de muerto, pero aún no había roto como torero), cantábamos el "Himno de la Alegría" (cuando el maestro tenía un subidón, el "Viva la Gente"), o le pegábamos navajazos a un jabón Lagarto hasta que salía un molino, un castillo o un Corazón de Jesús.  Mas, a las seis en punto, en cuanto sonaba la sirena, comenzaba la diversión chiripitifláutica.

     Hoy, los hijos, convertidos en el gran proyecto mercantil de sus progenitores, viven sin vivir en ellos, estresaos y estrozaos, desde que se levantan hasta que Los Lunis aparecen dando las buenas noches, a una hora en la que la mayoría todavía no ha empezado ni a merendar.

     A ver cuando Tráfico diseña una campaña contra aquellos desaprensivos que se pasan a diario la educación vial por la palanca de cambio con tal de que el niño no se pierda ni una sola patada en la boca en la clase de taekwondo. Podrían, no sé, adaptar el clásico de Perlita de Huelva y fichar a Falete (ese hijo secreto, por mucho que ambos lo nieguen, de El Mani y María del Monte) para que cantara "precaución amigo conductor, la prisa es peligrosa, y te espera una tarde horrorosa". Porque hay padres, yo los he visto, que, para ganar tiempo, obligan a los chiquillos a sacar ellos solos el piano del capó, o los arrojan del coche en marcha como si fueran Los Hombres de Harrelson.

     Luego nos lamentaremos de que la calidad del semen y de la vida, valga la redundancia,  siga deteriorándose.

      (Columna publicada en Diario de Cádiz, el 20-11-2008)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
1959909