Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2009.

MARIO CONDE

20090312093627-fotoconde.jpg

     Supongo que habrá oído que Mario Conde lleva siempre en el bolsillo 4.000 ó 5.000 euros, por si tiene que utilizarlos, según confesión propia. Como usted y como yo. Sale uno por las mañanas a la intemperie de la vida, y entre la zona azul, el periódico, el desayuno en el bar de la esquina, la primitiva y las cuatro cosillas de Mercadona, cuando te das cuenta te pones a hacer números y apenas te quedan en el monedero 2.000 ó 2.500 euros.

     Es lo que tiene esta maldita crisis, que el dinero se deprecia y nos desprecia a una velocidad de vértigo. O va uno pertrechado con un buen fajo de billetes que le haga cosquillas en la entrepierna, o mejor quedarse en casa leyendo el blog de Mario Conde, que es lo que hice yo el pasado sábado, tras comprobar que en el pantalón del chándal apenas había 1.000 euros. Para hacer el ridículo y que los amigotes le llamen a uno muerto de hambre, siempre hay tiempo.

      "Si eliminamos de raíz el sentido de la trascendencia, la historia será inevitablemente una reproducción en bucle de los escenarios menos brillantes del pasado".  La frase no es de Ghandi, ese señor  que jamás gastó una rupia en gomina ni en trajes a medida, y al que la rueca de la fortuna no trató demasiado bien. Ni de Don Antonio Machado, otro que tampoco cuidaba en exceso el aliño indumentario, y que al morir, hace ahora 70 años, tan sólo atesoraba un verso ("estos días azules y este sol de la infancia") en sus bolsillos  pobres y vencidos. La frase es del hombre que deslumbró a papas y a reyes, el icono de una época desvergonzada, que pasó, con más gloria que pena, de la cima de las finanzas al subsuelo de Alcalá Meco, hoy reconvertido en gurú de una nueva espiritualidad escoltada por los viejos privilegios de toda la vida.

     No pone uno en duda, Dios me libre, la veracidad del sentido de la trascendencia del señor Conde. Pero debe ser muy incómodo echar a volar el alma cada día, por encima de los escenarios menos brillantes del pasado, con el irreverente lastre de 4.000 ó 5.000 euros en el bolsillo.

      (Columna publicada en el El Diario de Cádiz el 12-03-2009)

 

 

 

           

12/03/2009 09:36 pepemendoza #. MARIO CONDE No hay comentarios. Comentar.

SANTI Y MONTSE

20090316120336-fotosantibuena.jpg

     El lince ibérico, sí, y la decencia, y la buena vecindad, y el sentido del humor, pero la familia, la que viene cosida al ADN y la que uno elige para combatir la insoportable levedad del ser, no creemos que haya estado nunca en peligro. Es más, por mucho que algunos se empeñen en ponernos mal cuerpo y peor alma sobre el estado de esa institución que debería alimentarse de gestos más que de doctrinas, de compasión más que de papeles estampillados, estamos convencidos de su pervivencia en el tiempo. El trajín humano de querernos, con y sin papeles, no corre, por ahora, peligro de extinción.

     Para quien ose mantener lo contrario, tenemos una prueba irrefutable que avala formalmente nuestro optimismo en esa cooperativa de afectos: hoy se casan Santi y Montse, amigos y residentes en esta esquina del Paraiso, pareja que cree en un Dios nadapoderoso, que aflige a los consolados y consuela a los aflijidos. Cuando el amor y la fé vienen así de esa manera, sabido es que uno no tiene la culpa.

     Así que podemos estar tranquilos. Se casan Santi y Montse, lo que quiere decir que la familia, muy bien, gracias. Seguirá siendo hermoso verles amarse en estos tiempos revueltos.

     (Para ellos, y para Marién, con quienes tanto queremos)

15/03/2009 14:40 pepemendoza #. SANTI Y MONTSE Hay 1 comentario.

AQUELLOS DUROS ANTIGUOS Y UNA GALLINA

20090326092112-la-yenka-1979-1-1-.jpg

     El diario El País publicó el pasado domingo una encuesta en la que cien músicos hispanoamericanos elegían las canciones de sus vidas. Sobre el sorprende resultado de la misma tengo dos noticias que darles, una buena y una mala.

     La buena: en el puesto 73 aparece Aquellos duros antiguos, que siguen dando que hablar, también fuera de Cádiz, más de un siglo después. Y es que el Tío de la Tiza, padre del inmortal tanguillo, iba muy por delante de su tiempo. Fue él, y no García Márquez, el precursor del realismo mágico, lo que le llevó a ver a medio Cádiz con espiochas, que ya es ver. Europeísta convencido, vislumbró, con muchos años de adelanto sobre la convergencia prevista, una moneda única que iba a dejar obsoletos sus duros y antiguas las pesetas.

     Aquí va la noticia mala: los artistas consultados han situado en el puesto 82 la canción ¡Coco Guagua!, aquella  que perpetraban Enrique y Ana, y que hablaba de una gallina que cuando era pequeña su mamá se fue y ella muy solita se quedó. La misma historia de Marco, sólo que  en lugar de en una humilde morada, el drama sucedía en una granja avícola. La desaparición nunca aclarada de su madre le impidió aprenderse el himno del gallinero, razón por la cual lloraba de tristeza en un rincón.  

     Como El País es muy moderno, es probable que la alucinante elección de esta canción responda únicamente a cuestiones de paridad, ya que en la misma está representado el colectivo homosexual (Enrique), la infancia (Ana) y la civilización animal (la gallina). Claro que si la designación obedece únicamente a cuestiones de corrección política, yo hubiera elegido mejor La Gallina Turuleca, todo un alegato a favor del incremento de la productividad en estos tiempos de crisis. Además, al ser la pita un caso singular, tal como reconoce Miliki en la propia canción, creo que representa mejor los derechos de las minorías.

     Bueno, tengo también una noticia regular, de la que seguro ya se han percatado. Hay días en los que uno se pone a escribir y no se le ocurre nada.

     (Columna publicada en El Diario de Cádiz el 26-03-2009)

 

26/03/2009 09:21 pepemendoza #. AQUELLOS DUROS ANTIGUOS Y UNA GALLINA No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
1959909