Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Noviembre de 2009.

¡PADRINO, BÚFALO!

20091105074755-1222235733-extras-ladillos-2-0-1-.jpg

     Invierno en Madrid, noche  de perros. El frío y la lluvia invitan a no salir de casa, pero el teatro ha vuelto a llenarse. Terminada la función, el actor principal se abriga antes de despedirse de sus compañeros. ¡Que te mejores!, oye  al cerrar la puerta del camerino. Nadie en el patio de butacas ha notado que el cómico ha trabajado mermado por la gripe. Al salir, abre el paraguas y se dirige a una parada de autobús. Un compañero le ve guarecerse del temporal bajo la marquesina. Preocupado por la salud del veterano actor, se acerca y le pregunta que por qué no coge un taxi. "Si lo pagas tú, sí; si no, sigo esperando, que la cosa está fatal", contesta con la misma voz  musicada  con la que borda en escena sus berrinches.

     La anécdota nos la contó, entre amigos, la persona que esa noche compartió taxi, que no el importe de la carrera, con José Luis López Vázquez, un tipo insignificante, según el mismo se definió, que quedó marcado para siempre por las penurias de la posguerra. Un señor feucho y apocado que se volvía hiperactivo en cuanto entraba en escena. El secundario de lujo que nos enseñó que la comedia nace de las entrañas de la tragedia. "Un admirador, un amigo, un esclavo, un siervo" de todo lo que oliera a interpretación.

     Fue el señorito (pronúnciese, por favor, en tono ascendente y marcando con énfasis las sílabas) del cine español de los sesenta, el empleado infeliz  que quiso atracar a la hora del telediario el banco en el que trabajaba, el hombre corriente que nos obligó a hacer contorsionismo cada vez que entrábamos a hacer una llamada en una cabina, una mano en el teléfono y la otra procurando que la puerta no se cerrara nunca del todo.

     En este su último viaje,  Don José Luis, dígale al taxista (o al conductor del autobús, que la cosa está todavía peor) que le lleve al paraíso del viejo teatro en el que ya le espera la Gran Familia de cómicos que forjaron aquellos sueños más grandes que la vida. Y dígale de mi parte a Marlon Brando que el padrino es usted.

     (Columna publicada en Diario de Cádiz el 05-11-2009)

05/11/2009 07:47 pepemendoza #. ¡PADRINO, BÚFALO! No hay comentarios. Comentar.

TERRORES LEJANOS

20091119081659-el-20exorcista-1-.jpg

     Bajo el título "Maestros del Terror", el diario El País ha reeditado una selección remasterizada de las mejores películas del género, supongo que para acojonarnos todavía más de lo que estamos. Será difícil: la realidad que vivimos es mucho más espeluznante que la ficción que alimenta nuestras peores pesadillas. Abrir el periódico cada mañana se ha convertido en un ejercicio de valentía que es mejor no afrontar solo.

     Yo vi el otro día "El Exorcista" y, la verdad, es una película que ha envejecido muy mal. Más que pánico me dio fatiga. Y pena de la criatura. Porque esa chiquilla lo último que necesitaba para que le miraran lo suyo era un cura gritón. En cualquier clase de la ESO hay niñas más bastas que la pobre Regan, hablando un lenguaje menos comprensible y más chabacano, y a nadie se le ocurre llamar a Martínez Camino, pues terminaría excomulgando hasta al esqueleto de la clase de Ciencias.

     En aquellos años, dos buenas "jofetas" a tiempo habrían acabado pronto con esos numeritos. Hoy en día, con un equipo multidisciplinar bien cohesionado, el tratamiento duraría algo más: una Supernanny para los tratornos de conducta; un buen fisioterapeuta que pusiera remedio a sus problemas con las cervicales; el mismo otorrino que trata a Sabina, para curarle esa afonía aguardentosa. Y, sobre todo, unos padres más comprometidos con su educación, y más limpios: el cuarto de un quinceañero hay que ventilarlo diariamente y las sábanas hay que cambiarlas de vez en cuando.

     Pero es que, además, Satanás nunca fue tan burdo en sus comparecencias públicas. Creer que va a perder tiempo y dinero trabajando de ventrílocuo de una adolescente es pecar de ingenuos. Al padre del que vive en Chiclana le ponen más otras faenas. Sigue transitando, es cierto,  por escaleras oscuras y empinadas, pero éstas ya no conducen al sótano o a la buhardilla, sino a una concejalía de Urbanismo, a la presidencia de un club de fútbol o al Consejo de administración de un banco.

     Más que en películas de terror, yo le veo ahora en papeles de realismo sucio.

     (Columna publicada en Diario de Cádiz el 19-11-2009)

19/11/2009 08:03 pepemendoza #. TERRORES LEJANOS No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
1959909