Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2010.

DISCULPEN LAS MOLESTIAS

20101202075804-clip-image002.jpg

     Buenos días, señoras y señores. ¿Tienen cinco minutos? Pedir no es fácil para nadie, pero si triste es de pedir, más triste es de robar. No, no necesito dinero. Mi crisis no es económica, sino existencial: un complejo problema de desdoblamiento interior, un trastorno atípico de la personalidad. No tengo claro quién soy, así que solo quiero que me digan si mi cara les suena.

     Creo que fue Dostoievski el que escribió que, por lo menos, somos cinco o seis: un místico, un pragmático, un avaro, un vagabundo, un jugador, un idiota. O sea, que la cosa no es tan sencilla como aseguró Ortega, que pensaba que uno sólo tenía que gestionar su yo y unas cuantas circunstancias. No me extraña que terminaran rebelándosele las masas.

      Cuando apenas cabíamos en casa, parió la abuela, en este caso Freud, que vino a decir que todos esos individuos tenían, además, un ello, un yo y un superyó. Un lío del copón. Conócete a ti mismo, recomendaban los griegos. Como si fuera fácil con tanto okupa dentro del subconsciente, o donde demonios se aloje ese ejército de sombras.

      La cosa se complica todavía más conforme uno va envejeciendo y haciéndose más vulnerable. Es fácil que a partir de cierta edad se nos cuelen a diario, hasta la cocina del alma, personajes cada vez más raros: un hipocondríaco, un cascarrabias, un viejo verde. Entre tanto desconocido, es tremendamente difícil dar con uno. La otra tarde vi llover, vi gente correr y no estaba yo. ¿Quién era, entonces, el mirón de la ventana?

      Es un tremendo error pensar que por el simple hecho de decir “yo” (la sílaba que más repetimos a lo largo de nuestra existencia), conocemos de sobra al que nos saluda desde el otro lado del espejo. Nos creemos los autores del guión y resulta que no somos más que una novela andante poblada de secundarios sin brillo con los que convivimos como vecinos mal avenidos. Puro fragmento, eso es lo que somos.

     Échenle, por favor, un último vistazo a la foto de aquí arriba. ¿Nada? Gracias igualmente y disculpen las molestias.

     (Diario de Cádiz, 2 de diciembre de 2010)           

¡QUÉ ESTAFA!

20101215193034-marta-dominguez.jpg

     Por lo visto, a Eufemiano Fuentes, el médico detenido en la Operación Galgo contra el dopaje, le apodaban Asterix, pues tenía siempre  dispuesta una poción mágica para que los tramposos pudieran llegar a la meta más rápido que el resto de compañeros que solo se metían entre pecho y espalda plátanos y aquarius.

     Confieso que la noticia, más allá de la traición sentimental que me produjo haber confiado en la limpieza física y moral de la gran dama del atletismo español, no me ha sorprendido demasiado. Si el deporte imita a la vida,  el deporte de élite imita a la vida de las élites, esa que se construye a diario sobre los cimientos de la desigualdad ante la ley, la falta de escrúpulos y la falsificación de la verdad.

      Ahí está, por ejemplo, lo de Wikileaks, un control antidopaje por sorpresa al Poder, que ha socavado los cimientos de las democracias con la misma virulencia con la que el picudo rojo taladra las palmeras, dejando al descubierto la fullería grosera de unos gobiernos que adulteran con hormonas exógenas la bella musculatura del Estado de derecho.

      Con tan peligrosas prácticas, ¿qué razón hay para creer que el deporte profesional, el de las medallas y los patrocinadores, va a asentarse sobre los pilares de la dedicación, la honradez  y el trabajo bien hecho? Si para encontrar un empleo o que le operen a uno de algo antes de que sea demasiado tarde, es mas eficaz acudir a los estímulos artificiales del enchufe o el amiguismo, sobre todo ahora que asistimos sin rechistar al desguace del estado del bienestar, ¿cómo salir victoriosos de esa maratón que cada mañana corremos en busca de la prosperidad, en la que el mejor tiene todas las papeletas para llegar por detrás del mediocre?

      Al druida del Asterix verdadero, no a ese matasanos siniestro que ha dejado podridos cuerpos, sentimientos y competiciones, habría que encargarle con urgencia un brebaje natural que nos ayudara a correr, a gorrazos, a todos los tramposos.

     (Diario de Cádiz, 16-12-2010) 

           

15/12/2010 19:30 pepemendoza #. ¡QUÉ ESTAFA! Hay 1 comentario.

UN ERE EN MI BELÉN

20101216120804-pdvd-140-1-.jpg

Medidas de ajuste tomadas en el belén de mi casa, para tranquilizar a los mercados,  amparadas por la Ley 35/2010 de 16 de junio, de medidas urgentes para la reforma del mercado de trabajo.

PASTORES. Para nadie es un secreto que en todos los belenes hay más pastores que ovejas, parece absurdo, pero siempre ha sido así. Por tanto, me veo obligado a deshacerme de todos menos de uno. Instalaremos pastores eléctricos (cercas electrificadas) con el fin de controlar a las ovejas, y, si la economía no mejora, se plantea la posibilidad de sustituir al pastor, por un perro con experiencia, el año que viene.

PERSONAJES GREMIALES. Es sorprendente la cantidad de artesanos que puede haber en un belén: el herrero, el panadero, el de la leña, el carpintero, el tendero (haciendo una desleal competencia a San José que se ha cogido la baja paternal). Y, sin embargo, es también sorprendente contemplar que apenas hay clientes. La decisión que hemos tomado es despedir a todos los artesanos, es dura, pero no ha quedado otro remedio. En su lugar hemos contratado a un chino, que en un pequeño comercio fabricará y venderá todos los objetos que hasta ahora vendían los artesanos. (Si el chino decide subcontratar 15 menores para sacar el trabajo, es un tema en el que no deberíamos meternos).

POSADERO. El chino se hará cargo también de la posada. Además, últimamente habían llegado quejas por la mala atención al cliente por parte de José y María. La posada podría funcionar con el sistema de cama caliente.

LAVANDERAS. Que manía tienen en los belenes con lavar la ropa, con lo fría que debe estar el agua, con tanta nieve. Se suprimen los trabajos de lavanderas, que además eran ocupados siempre por mujeres. Cada uno se lavará su ropa en los ratos libres, potenciando así la equiparación de sexos en cuestión de tareas domésticas.

ÁNGEL ANUNCIADOR. Suprimidos casi todos los pastores, no tiene sentido la figura de un ángel anunciador. Se sustituye por un anuncio luminoso, en donde, además, podremos publicitar las ofertas del chino.

CASTILLO DE HERODES. A Herodes le mantengo en su puesto, no es que haga mucho, pero manda, y no es cuestión de ponerse a despedir directivos. De los soldados, me quedo con dos, por razones de seguridad y debido a alto grado de conflictividad que hay en la zona, pero los externalizo. Los contrataré por medio de Prosegur Castillos, para que me presten servicio como guardas de seguridad. Ahorro en costes fijos y gano en flexibilidad.


PASEANTES VARIOS. Es sorprendente ver la cantidad de personajes que abundan en un belén sin hacer nada, absolutamente nada. Todos despedidos. Esto lo teníamos que haber hecho hace tiempo.

PASEANTES CON OBSEQUIOS. He observado que otro grupo de paseantes, algo menos ociosos, pero no mucho más productivos, se dirige hacia el portal con la más variada cantidad de objetos. Uno con una gallina, otro con una oveja, otro con una cesta, otro con un atillo (¿qué llevará el misterioso personaje del atillo?). Puesto que todos tienen el mismo destino, organizaremos un servicio de logística, para rentabilizar el proceso. Despediremos a todos los paseantes, uno de ellos se quedará con nosotros por medio de una ETT y con ayuda de un animal de carga recogerá las viandas cada tres días y las acercará al portal.

REYES MAGOS. Por supuesto con un solo rey es más que suficiente para llevar el oro, el incienso y la mirra. Eliminamos dos reyes, dos camellos y todos los pajes. Posiblemente nos quedemos con el rey negro para no ser acusados de racistas y porque es más fácil que quiera trabajar sin que le demos de alta. Tengo que estudiar, también, la posibilidad de dejar tan solo el incienso y vender el oro y la mirra a otra Compañía, ya que debemos de reducir al máximo la inversión en regalos de empresa.

MULA Y BUEY. La única función de estos animales es dar calor. Esta función será desempeñada por una hoguera, que gasta menos combustible. Realizaremos una prueba de selección con los dos animales y el que lo supere trabajará como animal de carga en el servicio de logística antes citado.

SAN JOSÉ Y LA VIRGEN MARÍA. Está más que demostrado que el trabajo que hacen ambos en el portal puede ser desempeñado por una sola persona, y así también evitamos dos bajas de maternidad/paternidad. Por razones de paridad nos quedamos con la Virgen María y, lamentablemente, tenemos que despedir a San José (con lo que había tragado el hombre en esta empresa).

El NIÑO JESÚS. A pesar de su juventud tiene mucho potencial. Además, parece ser que su padre es un pez gordo. Le mantenemos como becario con el sueldo mínimo, hasta que demuestre su valía.

El Belén queda pues de la siguiente forma:

Un pastor con ovejas en un cercado, un chino con un comercio/posada de 24 horas, Herodes y dos guardas subcontratados, un paseante contratado por ETT con la mula (o el buey) haciendo repartos, el rey negro, la virgen y el niño. Va a ser más soso que otros años, pero me he ahorrado una pasta.

(Autor: Desconocido)

 

 

16/12/2010 12:06 pepemendoza #. sin tema Hay 2 comentarios.

TRES METROS SOBRE EL CIELO

20101230132112-la-estrella-de-belen-1-.png

     El pasado domingo visitamos el belén de mi amigo Jesús Neva. Allí dentro, a resguardo de los rigores de la intemperie, entre amaneceres y noches cerradas, el susurro del agua agrandaba el silencio. Mientras contemplaba el pesebre, sentí la punzada certera del recuerdo.

     A la salida, mi hijo Pablo miró al cielo raso y vio, ayudado por la prodigiosa imaginación de sus pocos años, la estrella de Oriente. Sus hermanos mayores, incrédulos, le exigieron una prueba ocular que avalará ese acto de fe. Él, con el índice de la mano derecha apuntando al firmamento, empezó a recopilar para la causa estrellas dispersas y zurció, en un periquete, el cometa plateado -el primer GPS de la Historia- que llevó a los Magos hasta el portal.

     Pensé entonces que solo desde la nobleza de unos ojos limpios se puede atisbar el infinito misterio de la vida. Hay una alegría contagiosa en esas miradas recién inauguradas que revitaliza, cada diciembre, la aburrida Navidad de los mayores en la que los ritos languidecen en la costumbre. Una mirada que nos conduce gentilmente a aquel belén de la infancia en torno al cual los vecinos, al abrigo de una botella de anís y un barreño de pestiños, cantaban villancicos que se transmitían de generación en generación. Eran tiempos más duros pero también más nuestros, con celebraciones que tenían el sabor dulce de la fraternidad.

     Pero el niño crece y el belén se va haciendo cada año más pequeño, y verá los pastores cada vez más lejos, y la vida le irá enseñando que los cielos no son siempre azules, ni los inviernos cálidos, ni las estrellas brillan todas las madrugadas.

     Aún así, habrá que seguir creyendo en esas revelaciones infantiles que nos salvan de las desolaciones de la existencia. Conviene, pues, mirar al cielo de vez en cuando. Por si vuelve a cruzarlo la misma estrella remendada que, la otra noche, encendió los ojos de Pablo.

     (Diario de Cádiz, 30 de diciembre de 2010)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
1959909