Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2010.

VÍCTIMAS PROPICIATORIAS

20101006223656-saimir-mile-contra-la-imagen-del-gitano-ladron-saimir-mile-asociacion-gitanos-derechos-francia-1-.jpg

     Contaba una vez un veterano columnista, que en los años 50 se hizo célebre el subtítulo de una noticia que apareció en no recuerdo qué Diario. Decía, refiriéndose a las víctimas de un accidente de tren ocurrido en nuestro país: “Afortunadamente, todos los muertos viajaban en tercera”. Para el periodista que cubría la información, a pesar de todo, había que felicitarse, pues dentro de lo malo (el fatal descarrilamiento), afortunadamente  pasó lo mejor (perecieron los menos importantes).

    Recuerdo otro titular, mucho más reciente, en un periódico de Madrid, que me llamó poderosamente la atención: “Llega a su casa y encuentra a su mujer violada y asesinada”. En este caso, el redactor dejaba entrever que lo verdaderamente noticiable no era que la pobre señora hubiera sido masacrada, sino que su esposo llegara al hogar después de una dura jornada laboral  y, en lugar de encontrarse la sopa caliente encima de la mesa, se diera de bruces con ese suceso tan terrible como inmerecido.

      Me acordé de este par de anécdotas el otro día, mientras leía una entrevista a Albert Boadella, ese bufón incómodo que salió de Cataluña en defensa propia y al que uno prefiere lo más alejado posible del Poder. Lo peor, pensé, no sucede cuando se reproducen ideologías totalitarias con el propósito de fanatizar a la plebe y estigmatizar al disidente. Lo peor se da cuando los viajeros miserables, las mujeres maltratadas o los cómicos que siguen declamando que el rey va desnudo, se convierten en víctimas propiciatorias, simplemente porque el clasismo, el machismo, o la paranoia identitaria de los de la boina o el caganer, es tenida por natural.

      Como la xenofobia en Europa, que parece que vuelve, avalada por los gobiernos democráticos de los 27, con una naturalidad que sobrecoge. Afortunadamente, eso sí, las víctimas de esta nueva deriva  hacia el viejo fascismo de toda la vida, siguen viajando, al menos por ahora, en tercera.

     (Columna publicada en Diario de Cádiz el 07-10-2010)

 

PIENSO, LUEGO INSISTO

20101021074251-el-pensador-auguste-rodin-748746-1-.jpg

     Me ha parecido estupenda la iniciativa de invitar al señor Rodin a Cádiz, a pasar unos días de su merecida eternidad. Y me alegra que su obra más universal, “El pensador”, en agradecimiento, esté impartiendo clases de filosofía gratis en plena calle Ancha, estimulando las actividades cognoscitivas de los viandantes, esos robinsones urbanos que van del gimnasio a sus asuntos sin advertir que también el encéfalo necesita ejercitarse dos o tres veces por semana. Nos vendrán muy bien sus enseñanzas, pues los abdominales del entendimiento, últimamente, los trabajamos muy poco.

     Un hombre desnudo sentado sobre una roca, a solas con su destino y su conciencia, librando, contra sí mismo, una dura batalla interna.  Un ciudadano que se rebela, negándose a asumir como verdades incuestionables lo que no son más que ocurrencias comerciales (reparen las generaciones más jóvenes en el dato de que los oídos de la escultura están abiertos al mundo: contra lo que se cree, los auriculares no forman parte del conducto auditivo exterior). Un ser humano, en fin, que no se da por vencido, a pesar de saberse, de antemano, derrotado. Dan ganas de subirse a la peana sobre la que reflexiona y abrazarlo.

     Aún a riesgo de que no le entiendan a uno, yo propondría sacarlo en procesión por las calles de la ciudad que bosteza y sólo piensa en febrero, realizando estaciones penitenciales laicas en colegios y empresas. O por los foros de Internet, ese espacio en el que 9 de cada 10 cabezas embisten en lugar de razonar. A lo mejor, se nos pega algo y, en alguna avenida del pensamiento, terminamos reconociéndonos.

     Una persona que piensa es una persona que afirma, que niega, que discrepa, que duda, que quiere, que no quiere, que sueña, que siente. Se comprende, pues, ese afán del poder por mantener muy lejos de nosotros la funesta manía de pensar, la peligrosa tozudez de discurrir.

     Yo volvería a traer a este Superhéroe de la Resistencia un par de semanas antes de las elecciones municipales.

     (Diario de Cádiz, 21 de octubre de 2010)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
1959909